Retail Cat

Retail Cat

Después de cuatro años de negociaciones, el Parlament ha aprobado con ciertos aires de urgencia la nueva ley de comercio, servicios y ferias, que prevé que los establecimientos comerciales en Catalunya puedan abrir un máximo de 75 horas a la semana y deban cerrar a las 21 horas en invierno y a las 22 horas en verano. La nueva ley ha sido aprobada por el pleno del Parlament con los votos a favor de Junts pel Sí (JxSí) y con apoyos puntuales a distintos aspectos de la ley por parte del resto de grupos. El Govern deseaba aprobar el nuevo marco legal antes del verano y evitar el 'otoño caliente' que se prevé podría obstaculizar la actividad normal del Parlament. Con respecto a las rebajas, el nuevo marco legal supone una liberalización, pero con la recomendación de las fechas de inicio como una forma de animar la actividad comercial.

La limitación de horarios comerciales ha sido el punto más polémico del desarrollo de la ley, por lo que no se descarta que el Gobierno pueda llegar a presentar un recurso ante el Tribunal Constitucional (TC). Ese elemento polémico es la obligatoriedad de avanzar a las 21 horas la hora de cierre de los establecimientos comerciales durante el periodo invernal y el límite de las 75 horas de apertura semanal, lejos de las 90 horas de la norma estatal.

En defensa de la ley, el 'conseller' de Empresa y Coneixement, Santi Vila, ha destacado que la nueva normativa representa una "ola liberalizadora importante destinada a favorecer la actividad económica" en un contexto de "globalización". 

En opinión del presidente de la asociación Retailcat, Joan Carles Calbet, el nuevo marco legal "supone un primer paso para reformas más ambiciosas en la regulación del comercio 'on line' y en el desarrollo de los Business Improvement Districts (BID)". Los BID, para los que se ha acordado tener una legislación  específica en 18 meses, supondrán un cambio en la gestión autónoma de áreas comerciales urbanas, con pago obligatorio por parte de los comercios. Ese aspecto tan polémico es el que ha aconsejado posponer la regulación específica. 

Ciudadanos ha criticado que el Govern ha impuesto prisas para elaborar la ley, y ha sostenido que hubieran preferido otro marco legal más abierto. Los socialistas han reconocido que es una ley "mejor que la de hace meses", pero con déficits en la regulación del comercio 'on line'. El PP añadió a esta idea la advertencia de que el marco legal tiene incompatibilidades con el del resto del Estado y las directivas europeas.   

Marc Vidal (SíQueEsPot) celebró que la ley "regula aspectos que no estaban regulados" pero negó que sea una ola liberalizadora, como ha afirmado Vila, ya que, si fuera así, su grupo hubiera votado en contra.

En el asunto de los municipios turísticos, la ley comercial determina que solo podrá ser declarado turístico un municipio que acredite la afluencia de más de un millón de turistas al año y durante cinco años consecutivos. Con este marco legal, por ejemplo, la Roca del Vallès no hubiera podido albergar el centro comercial impulsado por Value Retail.